Nuestro rincón

 

 

 



 

 

El Sextante

 

 

El sextante es un instrumento que permite medir ángulos entre dos objetos tales como dos puntos de una costa o un astro -tradicionalmente, el Sol- y el horizonte. Conociendo la elevación del Sol y la hora del día se puede determinar la latitud a la que se encuentra el observador. Esta determinación se efectúa con bastante precisión mediante cálculos matemáticos sencillos de aplicar.
       Este instrumento, que reemplazó al astrolabio por tener mayor precisión, ha sido durante varios siglos de gran importancia en la navegación marítima, inclusive en la navegación aérea también, hasta que en los últimos decenios del siglo XX se impusieron sistemas más modernos, sobre todo, la determinación de la posición mediante satélites.

 El nombre sextante proviene de la escala del instrumento, que abarca un ángulo de 60 grados, o sea, un sexto de un círculo completo.

 

Funcionamiento del Sextante

En la medición de la altura de un astro se coloca el sextante perpendicularmente y se orienta el instrumento hacia la línea del horizonte. Acto seguido se busca el astro a través de la mira telescópica, desplazando el espejo móvil hasta encontrarlo. Una vez localizado, se hace coincidir con el reflejo del horizonte que se visualiza directamente en la media parte del espejo fijo. De ese modo se verá una imagen partida, en un lado el horizonte y en el otro el astro.

A continuación se hace oscilar levemente el sextante (con un giro de de muñeca) para hacer tangente la imagen del horizonte con la del sol y de ese modo determinar el ajuste preciso de ambos. Lo que marque el limbo será el ángulo que determina la Altura Instrumental u Observada de un astro a la hora exacta medida al segundo. Tras las correcciones pertinentes se determina la Altura Verdadera de dicho astro, dato que servirá para el proceso de averiguar la situación observada astronómicamente

 

El Sextante es una herramienta que nos ayuda a orientarnos y a saber nuestra posición espacial, determina el punto en el que estamos, información muy importante para poder seguir nuestro camino, sobretodo en situaciones en las que tenemos pocas referencias y andamos un poco perdidos.

En nuestra vida, ¡qué bien nos vendría a veces un Sextante!, pero uno que no nos indicase nuestra situación espacial, que en general la solemos tener bastante clara, sino uno que nos ayudase a definir nuestra posición "vital", nuestra posición en la vida. Me explico, me refiero a la situación en la que estamos desde el punto de vista personal: emocional, racional, espiritual, profesional... Hay momentos en la vida en los que nos encontramos un poco perdidos, que en la mayoría de las ocasiones vienen condicionados por el "ruido externo", como es el estrés, las mil cosas en las que estamos metidos a la vez, las obligaciones que nos auto-imponemos, el ambiente externo, y esto nos lleva hacia la frustración personal, a "desorientación del yo" y por lo tanto a la infelicidad.

Qué bien nos vendría en esos momentos un Sextante de vida, que con una información objetiva y fiable nos colocase en nuestro sitio, esto nos ayudaría a romper las cadenas antes mencionadas del "ruido externo" y definiría exactamente nuestra situación, lo cual sería el punto de partida idóneo para saber el rumbo a seguir en este largo y tortuoso camino que es el vivir.

Pero la vida nos regala algún que otro "Sextante": los amigos, la familia, nuestros valores referenciales... Cuando andes perdido y desorientado, cuando en tu búsqueda no te encuentres más que a ti mismo, no te olvides del "Sextante", abre tus oídos, desvístete de tu yo y reinicia de nuevo tu camino.

                                                                                                                LH Septiembre 2008

 

Página de inicio/ Frases

© Meditáldia, 2014